PROYECTO: COMO MUJER NO TENGO PATRIA,
EL MUNDO ENTERO ES MI TIERRA (*).
Este proyecto fue expuesto en el Museo Nacional de Arte de La Paz,
Bolivia, septiembre 2009

TEXTO DE PRESENTACION DEL PANEL EXPLICATIVO DE LA EXPOSICIÓN

“Dominad la tierra y a todas las bestias que serpean en ella” fue el mandato que a nombre de un dios único se inventaron los hombres separándose del primordial cuerpo femenino, de la Madre Tierra, de la Pacha Mama, de la madre primigenia, y desde ahí, de todas las madres y del misterio de la vida. Pulsión patriarcal que hizo todo cuantificable, medible, conocible, controlable y dominable; especialmente todo lo que no pertenece al modelo del padre, del elegido por ese dios único, ese dios uno.
Todo lo que es “otro”: primero las mujeres, luego los indios, negros y un largo etcétera, pasaron a ser el símil concreto de esas bestias que serpean la tierra, los objetos a dominar y controlar.
Al misterio de la vida se le impuso la razón, la medición y el cálculo, todo se dividió para entenderlo y poseerlo: se dividió a los seres humanos y a la tierra, se hicieron patrias con sus fronteras y sus símbolos. Se crearon patrimonios con los valores monetarizados. Perdimos la tierra y la sustituyeron por un carnet de identidad y un pasaporte. Perdimos el fruto de la tierra y lo cambiaron por una mercancía; perdimos el espacio, al que cambiaron por un permiso para transitar; perdimos el libre tránsito al que reemplazaron por leyes de migración y consulados con poder de decidir quiénes entran a su patria y quiénes son parias.
Perdimos la tierra para peregrinar en ella como patriotas. Patria es el espacio del padre.
Por ello: COMO MUJER NO TENGO PATRIA, EL MUNDO ENTERO ES MI TIERRA, MI MATRIA.

Ximena Bedregal Sáez

PRESENTACIÓN PUBLICADA EN EL CATÁLOGO DE LA EXPOSICIÓN

En esta exposición la arquitecta, videoasta y fotógrafa mexicana-boliviana Ximena Bedregal nos regala un trabajo fotográfico de critica visual a la división de la tierra en países, territorios demarcados y fronteras; donde la tierra y el cuerpo de las mujeres se transforman en el elemento vertebral, tanto de esa división como de la apropiación e invisibilización de las otredades -mujeres e indios- desarrollada y ejercida por la lógica y la historia patriarcal occidental.

En un juego visual entre cuerpos, los primeros mapas con que se midió y dividió al planeta y paisajes andinos, impresos sobre un sugerente soporte con textura de tierra, Ximena Bedregal nos propone un recorrido tanto por la historia ocidental de la apropiación y división de nuestro planeta como por la relación entre tierra, cuerpo femenino y la transformación de esa tierra, pacha, gaia libre en permisos y negaciones de tránsito con su consecuente "ilegalización" de la libre circulación de las personas. Con seis series y 20 fotos de gran formato, se trata de un trabajo sugerente y actual, que surge de su propia experiencia de mujer, pregerina de toda la vida y extranjera en todas partes.

(*) Frase de Virgina Woolf en el libro Tres Guineas

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Download flash player


 

 


mi Facebook